Recent Post

El peor enemigo del hígado: ¿Por qué el queso puede ser tan dañino?

Jul 03, 2024
                       Miguel Angel Ruiz Novo y Vicente Martinez Diego
En la foto con Miguel Ángel Ruiz Novo viendo fotos de campo oscuro
para observar cristales de calcio en una   gota de sangre durante mi entrenamiento con el.
El mejor entrenador del mundo.
  

  

¿Qué hace al queso tan perjudicial para el hígado?



Pregunta: ¿Cuáles son los alimentos más dañinos para el hígado?

Entre los alimentos que más daño pueden causar al hígado, el queso, especialmente los más grasos y añejos, ocupa un lugar destacado. Estos quesos no solo tienen grasas enranciadas, sino también proteínas difíciles de digerir, lo que puede tener efectos negativos importantes en el hígado.

Grasas y caseína: los villanos del queso


Pregunta: ¿Por qué las grasas en los quesos son problemáticas?

Los quesos viejos y grasos contienen altos niveles de grasas saturadas, que tienden a oxidarse con el tiempo y las condiciones de almacenamiento. Estas grasas oxidadas son tóxicas para el hígado, aumentan el estrés oxidativo y pueden contribuir a enfermedades hepáticas.

Pregunta: ¿Qué pasa con la caseína en el queso?

La caseína es una proteína presente en el queso que es difícil de digerir. Nuestro cuerpo no tiene las enzimas necesarias para descomponerla completamente, lo que resulta en una digestión incompleta y la generación de toxinas que el hígado debe filtrar.

 

El proceso de putrefacción: un problema adicional


Pregunta:  ¿Por qué los quesos añejos son especialmente dañinos?

En los quesos añejos, la caseína ya está en un estado de putrefacción parcial cuando los consumimos. Este proceso genera compuestos tóxicos que sobrecargan el hígado. Además, las grasas envejecidas en estos quesos no son aprovechables por nuestras células, lo que aumenta el riesgo de daño hepático.

Comparación con grasas saludables



Pregunta:  ¿Cómo se comparan las grasas del queso con las grasas saludables?

A diferencia del aceite de oliva virgen extra, que es estable y beneficioso para nuestra salud, las grasas en el queso continúan deteriorándose incluso cuando se almacenan adecuadamente, lo que las hace perjudiciales para el hígado.

Mitos y realidades sobre el consumo de queso



Pregunta: ¿Es cierto que las personas mayores que han comido queso toda su vida tienen una buena salud?

Aunque muchas personas mayores han consumido queso durante toda su vida y han vivido hasta edades avanzadas, esto no significa que el queso sea saludable. Es probable que estas personas tuvieran una genética robusta y un estilo de vida saludable en general. Compararlo con el consumo de tabaco y alcohol ilustra que la longevidad no valida los beneficios de estos productos.

Alternativas más saludables

Pregunta: ¿Qué opciones más saludables existen en lugar del queso tradicional?

Optar por quesos frescos, que contienen menos grasas y son más fáciles de digerir, es una opción más saludable. También existen alternativas vegetales, como los quesos a base de frutos secos, que son menos dañinos y más digestivos. Estos productos ofrecen una opción rica en nutrientes sin los riesgos asociados a los quesos tradicionales.

La evidencia científica



Pregunta: ¿Qué dicen los estudios sobre el impacto del queso en el hígado?

Los efectos negativos del queso en el hígado se pueden observar mediante análisis sanguíneos. La presencia de cristales de calcio y otros signos de calcificación en la sangre de consumidores habituales de queso refuerza la evidencia de que este alimento no es beneficioso para la salud hepática.

Conclusión


Pregunta: ¿Cuál es la conclusión sobre el queso y la salud del hígado?

El queso, especialmente en sus formas más grasas y añejas, puede ser muy perjudicial para el hígado debido a la difícil digestión de la caseína y la presencia de grasas enranciadas. Adoptar alternativas más saludables y limitar el consumo de estos quesos puede beneficiar significativamente nuestra salud hepática y general.